jueves, 29 de junio de 2017

EL ESTRÉS EMOCIONAL DEL DESAMOR PUEDE ROMPER EL CORAZÓN, LITERALMENTE

Que el desamor «rompe el corazón» puede haber dejado de ser tan solo una expresión literaria empleada por escritores de todos los tiempos, y haber pasado a convertirse en una realidad médica. Eso al menos es lo que revela una investigación realizada por un equipo de científicos de la Universidad de Aberdeen, en Escocia.

El estudio, publicado en la revista especializada Journal Of American Society of Echocardiography, señala que el estrés emocional severo de este tipo de situaciones hace que ciertas partes del corazón se llenen de pequeñas fisuras, de forma que el músculo pierde elasticidad y no se contrae correctamente. 

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores analizaron durante cuatro meses a 52 pacientes con edades comprendidas entre los 28 y 87 años que sufrieron «miocardiopatía de Takotsubo» o «Síndrome del corazón roto», una enfermedad para la que hasta el momento no se recetaba ningún tratamiento y se dejaba curar con tiempo y reposo, dado que en la mayoría de los casos las heridas cicatrizan al cabo de días o semanas. 


EL TIEMPO TAMPOCO LO CURA TODO, SOBRE TODO EN LAS MUJERES

Sin embargo, este nuevo estudio desvela, en contra de lo que hasta ahora se pensaba, que estos daños en algunas personas son de larga duración o incluso irreversibles.

Los síntomas y las consecuencias de estas fisuras son similares a los de un ataque al corazón. Entre un 3% y un 17% de quienes lo sufren mueren alrededor de cinco años después de ser diagnosticados. En un 90% de los casos, las víctimas son mujeres que se han sufrido situaciones de estrés físico o emocional.

Dana Dawson, directora de la investigación, explicó que «estamos acostumbrados a pensar que las personas que padecen este síndrome se recuperan completamente sin intervención médica y aquí hemos demostrado que esta enfermedad es más duradera de lo que se pensaba y puede llegar a tener efectos perjudiciales para los que la padecen».


EL MEJOR TRATAMIENTO: EVITAR EL ESTRÉS

Los científicos afirman que la clave para un diagnóstico correcto suele tener como antecedente un fuerte y repentino estrés con la ausencia, por norma general, de factores clásicos de riesgo cardiovascular, como tabaquismo, hipertensión, hiperlipemia y diabetes.

A pesar de todo, el curso de la enfermedad suele ser benigno, con una recuperación rápida y completa en la mayor parte de los pacientes.

En cualquier caso, la mejor recomendación para todos ellos es intentar evitar las situaciones de gran estrés en el futuro.

¿Te ha GUSTADO este post? Si tu respuesta es afirmativa, te agradecería que lo COMPARTIERAS, porque el conocimiento que no se comparte pierde su valor. Justamente debajo tienes los botones de las redes sociales. ¡GRACIAS!

jueves, 25 de mayo de 2017

UN MASAJE EN PAREJA REDUCE EL ESTRÉS, SEGÚN UN ESTUDIO

«Los beneficios de recibir el masaje de un profesional están bien documentados, pero esta investigación muestra que se puede obtener un resultado similar si es tu pareja quien te lo da, incluso con poco entrenamiento previo y sin experiencia en dicha actividad». Son las palabras de Sayuri Naruse, investigadora principal de un estudio desarrollado junto al doctor Mark Moss, de la Universidad de Northumbria, en Reino Unido, y que se ha presentado recientemente en la Conferencia Anual de la Sociedad Británica de Psicología en Brighton.

La investigación señala que los beneficios de un masaje en pareja no solo alcanzan a quien lo recibe, sino que también llegan a quien lo ejecuta.


BENEFICIOS PARA AMBOS, DANDO O RECIBIENDO

Las conclusiones del estudio se han conocido después de que un total de 38 participantes completaran un curso de masaje de tres semanas, evaluando su bienestar a través de cuestionarios antes y después de sesiones de masaje sobre ocho áreas de bienestar físico y mental, estrés, superación y satisfacción de la relación.

El bienestar de las parejas, el estrés percibido y la superación resultaron influidos positivamente por el curso de masaje y ninguno de estos efectos disminuyó significativamente en un seguimiento tres semanas después del final del periodo de recogida de información.

Las parejas también encontraron que su bienestar físico y emocional había mejorado de forma importante después de terminar cada sesión de masaje. Esto resultaba igualmente evidente si el participante estaba dando o recibiendo el masaje.


RUTINA DIARIA PARA UNA PAREJA SANA

Sayuri Naruse afirma que «estos hallazgos demuestran que el masaje puede ser una manera simple y eficaz para que las parejas mejoren su bienestar físico y mental mientras muestran afecto el uno por el otro». Añade, además, que «los datos también sugieren que los efectos positivos de un curso de masaje corto pueden ser de larga duración, como se refleja en el 74 por ciento de la muestra que continuaban usando el masaje después de que el curso había terminado».

«El masaje es una intervención rentable y agradable no sólo para un entorno terapéutico, sino que se puede incorporar fácilmente en la rutina diaria de una pareja sana», concluyen los investigadores.

¿Te ha GUSTADO este post? Si tu respuesta es afirmativa, te agradecería que lo COMPARTIERAS, porque el conocimiento que no se comparte pierde su valor. Justamente debajo tienes los botones de las redes sociales. ¡GRACIAS!

jueves, 27 de abril de 2017

UN CONCIERTO DE MÚSICA REDUCE EL ESTRÉS, SEGÚN UN ESTUDIO

Los resultados revelaron un descenso de los glucocorticoides, incluyendo una reducción significativa en el cortisol (la hormona del estrés) y la cortisona. “Esta es la primera evidencia preliminar de que asistir a un evento musical puede tener un impacto en la actividad endocrina”, afirmó Daisy Fancourt, líder de un trabajo que acaba de cumplir su primer aniversario y que, a grandes líneas, señaló que asistir a un evento musical en directo puede provocar un efecto medible en los niveles de hormonas del ser humano.

Según el estudio, publicado en el mes de abril de 2016 en la revista Public Health, la conocida como “hormona del estrés”, el cortisol, es la que muestra una mayor reducción en este contexto.

La investigación fue desarrollada por un equipo de investigadores del Centre for Performance Science (Reino Unido), que midieron los efectos en los niveles hormonales de asistir a un concierto en directo.


117 VOLUNTARIOS, AFICIONADOS O NO A LOS CONCIERTOS


Para ello, se valieron con 117 voluntarios divididos en cuatro grupos:

1. Los que iban a más de 100 conciertos al año.
2. Los que solo iban a unos pocos.
3. Los que nunca habían ido y tampoco les interesaba particularmente la música.
4. Los que eran músicos experimentados.

En el transcurso de dos conciertos separados (de la misma música y duración), los investigadores tomaron muestras de saliva de todos los participantes antes de la actuación y luego, 60 minutos más tarde, durante el descanso. 

Los resultados fueron concluyentes, con independencia de la edad de los participantes, su experiencia en los conciertos o de su habilidad musical en general. Los autores afirmaron que ello sugería “una respuesta universal a la asistencia a conciertos”, una respuesta que reduce del estrés.


¿Te ha GUSTADO este post? Si tu respuesta es afirmativa, te agradecería que lo COMPARTIERAS, porque el conocimiento que no se comparte pierde su valor. Justamente debajo tienes los botones de las redes sociales. ¡GRACIAS!

jueves, 23 de marzo de 2017

LA MEJOR CANCIÓN ANTIESTRÉS, SEGÚN LA CIENCIA

Corría el año 2011 cuando los responsables de Radox, una empresa de productos de baño (sales, aceites, jabones y similares para distendernos) cayeron en la cuenta de que conocer cuál sería la canción más relajante del mundo podría ser ideal para captar la atención de sus potenciales clientes. 

Para ello, contrataron los servicios del neuropsiquiatra David Lewis, quien diseñó un experimento relativamente sencillo consistente en estresar a las personas participantes para, más tarde, mientras medía su actividad cerebral, hacerles escuchar canciones.


40 MUJERES ESTRESADAS PARA SELECCIONAR LAS 10 CANCIONES MÁS RELAJANTES


El científico seleccionó para su estudio un grupo de 40 mujeres, a las que puso a resolver complicados rompecabezas contra el reloj. Una vez que estuvieron lo suficientemente estresadas, les hizo escuchar una de las canciones. Lewis registró las variaciones de sus ondas cerebrales. Después de un tiempo comenzaron otra vez, pero en este caso empleando otra de las canciones; y luego otra, y otra... Descubrieron que la canción Weightless, de Marconi Union, no solo era la más relajante, sino que era más efectiva incluso que un masaje de pies o una taza de té.

Los diez temas más relajantes fueron los siguientes:

1.   Marconi Union - Weightless

2.   Airstream - Electra
3.   DJ Shah - Mellomaniac (Chill Out Mix)
4.   Enya - Watermark
5.   Coldplay - Strawberry Swing
6.   Barcelona - Please Don't Go
7.   All Saints - Pure Shores
8.   Adele - Someone Like You
9.   Mozart - Canzonetta Sull'aria
10. Cafe Del Mar - We Can Fly

SONIDOS NATURALES QUE REDUCEN LA ANSIEDAD


Los datos del estudio no mienten. El ritmo cardíaco, la presión sanguínea, la frecuencia de la respiración y la actividad cerebral registrada en las voluntarias demostraron que Weightless fue al menos un 11% más relajante que cualquier otra canción de la lista, e incluso provocó que algunas de las participantes sintieran somnolencia en el laboratorio. Lewis señaló que escuchar esta canción reduce en un 65% los niveles de ansiedad general y mejora en un 35% los niveles de descanso.
La canción incluye sonidos de guitarra, piano y versiones electrónicas de sonidos naturales. El estudio demostró que el cerebro “acomoda” el ritmo cardíaco a unas 50 pulsaciones por minuto, haciéndolo coincidir con la música. 

Aquí tienes un interesante VÍDEO sobre el descubrimiento y, más abajo, la propia CANCIÓN. ¿No se te pasan ganas de escucharla? ¡No lo hagas si estás conduciendo o realizando una tarea que requiera tu máxima tu atención!







¿Te ha GUSTADO este post? Si tu respuesta es afirmativa, te agradecería que lo COMPARTIERAS, porque el conocimiento que no se comparte pierde su valorJustamente debajo tienes los botones de las redes sociales. ¡GRACIAS!

miércoles, 1 de marzo de 2017

LOS KILOS DE MÁS, INFLUENCIADOS POR EL ESTRÉS, SEGÚN UN ESTUDIO


Las personas que padecen estrés crónico podrían ser más proclives a la obesidad, según una investigación desarrollada por científicos University College de Londres (UCL).

El estudio, publicado en la revista Obesity, concluye que una exposición a niveles altos de cortisol (la hormona del estrés) durante varios meses se asocia con que las personas tengan kilos de más, y más persistentemente, con que padezcan sobrepeso.


LAS EVIDENCIAS, EN EL CABELLO

La investigación se llevó a cabo con 2.527 hombres y mujeres mayores de 54 años, recopilando información durante cuatro años. Los científicos tomaron un mechón de pelo de 2 cm de largo de cada participante y, tras su estudio, encontraron que las personas con niveles más elevados de cortisol presente en su cabello tendían a registrar mayores medidas en la circunferencia de la cintura, pesaban más ​​y tenían un índice de masa corporal (IMC) más alto. Las personas clasificadas como “con obesidad”, basándose en su IMC (≥ 30) o circunferencia de la cintura (≥102 cm en los hombres, ≥88 cm en las mujeres), presentaron niveles particularmente altos de cortisol en el cabello.

Estos resultados otorgan una evidencia consistente de que el estrés crónico se asocia con mayores niveles de obesidad“, destacó la doctora Sarah Jackson, del departamento de Epidemiología y Salud Pública del UCL, quien dirigió la investigación. “Las personas que tenían niveles más altos de cortisol en el cabello también tendían a tener medidas más grandes de la cintura, lo cual es importante porque transportar un exceso de grasa alrededor del abdomen es un factor de riesgo para enfermedades cardíacas, diabetes y muerte prematura“.

Estudios anteriores sobre el cortisol y la obesidad se habían basado, principalmente, en mediciones de dicha hormona en la sangre, la saliva o la orina, las cuales pueden variar según la hora del día y otros factores situacionales. 

El cortisol del cabello es una medida relativamente nueva que ofrece un método adecuado y fácilmente obtenible para evaluar los niveles crónicamente altos de las concentraciones de cortisol en estudios vinculados al peso y, por lo tanto, podría ayudar a avanzar en la comprensión de este ámbito“, según la investigadora.


¿NUEVO MÉTODO PARA TRATAR LA OBESIDAD?

Cabe mencionar que hubo limitaciones en el estudio, que incluyeron el hecho de que los datos provenían de una población de edad elevada, en la cual los niveles de cortisol pueden diferir respecto a los adultos más jóvenes, además de que la muestra fue casi exclusivamente caucásica. No se sabe actualmente si los niveles crónicamente elevados de cortisol son una causa o una consecuencia de la obesidad.

Se requiere más investigación y si, finalmente, se demuestra la causalidad, centrarse en los niveles de cortisol podría ofrecer un nuevo método para tratar la obesidad.

¿Te ha GUSTADO este post? Si tu respuesta es afirmativa, te agradecería que lo COMPARTIERAS, porque el conocimiento que no se comparte pierde su valorJustamente debajo tienes los botones de las redes sociales. ¡GRACIAS!


viernes, 17 de febrero de 2017

EL AMOR PROTEGE DEL ESTRÉS, SEGÚN UN ESTUDIO


"Taquicardia afectiva". Es como los científicos del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) han denominado el fenómeno que se produce cuando una persona está enamorada y contempla una fotografía de la cara de su amado. Su corazón sufre una deceleración inicial y disminuye la frecuencia cardíaca durante unos segundos para, posteriormente, acelerarse rápidamente.

Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Granada, pertenecientes al citado Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC). Se trata de uno de los estudios más completos hasta la fecha realizados sobre los mecanismos fisiológicos que provoca el amor en las personas, midiendo sus efectos tanto a nivel central (cerebral) como periférico (cardíaco, muscular y de sudoración), según ha informado la propia universidad.


Más en las chicas que en los chicos


La investigación señala además que, debido al enamoramiento, la visión del rostro de la persona amada aumenta la sudoración o conductividad eléctrica de la piel a partir del primer segundo y medio y provoca una activación del músculo cigomático facial, que es el responsable de la sonrisa.

Este último patrón se produce en mayor medida en las chicas que en los chicos debido, probablemente, a cuestiones culturales, ya que las mujeres tienen una mayor facilidad para expresar sus emociones que los hombres.


El enamoramiento como protector frente al estrés


El patrón fisiológico del amor efectuado por los científicos también revela que este sentimiento positivo es un protector del ESTRÉS.

Cuando los participantes estaban contemplando la foto de una persona querida, al darles un susto mediante un ruido fuerte inducido a través de los auriculares, la respuesta de sobresalto que se producía era mucho menor que cuando esto ocurría sin visionar la foto.


También con otras personas queridas


La actividad cerebral que se produce es además mucho mayor cuando contemplamos fotos de personas queridas que las de desconocidos.

Los investigadores que han llevado a cabo el trabajo pertenecen al Laboratorio de Psicofisiología Humana y Salud y, desde el año 2010, analizan los patrones fisiológicos que producen las emociones positivas en los sujetos.

Para desarrollar la investigación trabajaron con una muestra formada por estudiantes de la Facultad de Psicología, jóvenes de entre 20 y 29 años, a quienes pidieron que hicieran una fotografía con unas condiciones determinadas de tamaño y en blanco y negro de su padre o madre, así como de su pareja, con quien debían llevar un mínimo de seis meses de relación.

Estas fotos de las caras debían ser neutras, es decir, sin ninguna expresión emocional de alegría o tristeza que pudiera interferir en la reacción de los participantes, y se proyectaron de manera aleatoria durante cuatro segundos en el transcurso del experimento, según han explicado los investigadores Jaime Vila Castellar y Pedro Guerra Muñoz.

Posteriormente, los científicos completaron un experimento con todos los participantes, en el que les colocaban sensores en el rostro, cabeza y manos, y monitorizaron su actividad fisiológica central y periférica, al tiempo que les presentaban fotografías de cinco caras: dos de personas queridas, dos de personas desconocidas y una de un bebé como grupo control.

Mira un interesante VÍDEO sobre las investigación





¿Te ha GUSTADO este post? Si tu respuesta es afirmativa, te agradecería que lo COMPARTIERAS, porque el conocimiento que no se comparte pierde su valorJustamente debajo tienes los botones de las redes sociales. ¡GRACIAS!

jueves, 19 de enero de 2017

ESTRÉS LABORAL PROLONGADO Y CÁNCER, RELACIONADOS SEGÚN UNA INVESTIGACIÓN


     La revista Preventive Medicine acaba de publicar los resultados de una investigación que concluye que una exposición prolongada al estrés en el trabajo aumenta la probabilidad de contraer cáncer en los hombres, particularmente cáncer de pulmón, colon, recto, estómago y  Linfoma no hodgkiniano (cáncer que surge en los linfocitos).

     El estudio, desarrollado por el Centro INRS-Institut Armand-Frappier y la Universidad de Montreal, es el primero que se realiza sobre el vínculo entre el estrés profesional sufrido por los hombres a lo largo de su carrera profesional y el cáncer, según el comunicado difundido por el referido Centro.

Cinco tipos de cáncer  relacionados

     La investigación desvela asociaciones significativas para cinco de los once tipos de cáncer abarcados por el estudio, los cuales se han manifestado en hombres que habían sufrido entre 15 y 30 años, e incluso más de 30 años, de estrés en el trabajo. Por el contrario, dicha relación no se ha hecho patente en hombres que habían tenido trabajos estresantes durante menos de 15 años de su vida.

     Se han documentado las distintas percepciones del origen del estrés laboral, y se ha llegado a la conclusión de que el estrés percibido no se limita a las exigencias profesionales y a la presiones de tiempo. Según el estudio, las principales causas de la existencia del estrés entre los encuestados están relacionadas con la atención al cliente, las comisiones de venta, las responsabilidades, el temperamento ansioso del sujeto, la inseguridad en el empleo, los problemas financieros, las difíciles condiciones de trabajo -que incluso pueden ser peligrosas-, la supervisión de los empleados, los conflictos interpersonales y los problemas del tráfico.


Bomberos, ingenieros, capataces y mecánicos

     Los investigadores han encontrado evidencias de que los bomberos, los ingenieros industriales y aeroespaciales, los capataces, y los mecánicos de los talleres del automóvil y de equipos ferroviarios son los empleos más estresantes a los efectos de su estudio.

     Los responsables de la investigación han señalado, además, que su estudio “muestra la importancia de medir el estrés en diferentes momentos de la historia laboral”, una circunstancia especialmente relevante, dado que una de las mayores limitaciones de los estudios anteriores sobre el cáncer es que ninguno ha evaluado el estrés vinculado al trabajo a lo largo de toda la historia profesional, impidiendo estimar el papel de la duración a la exposición al estrés en el trabajo sobre la aparición del cáncer.


La necesidad de considerar el estrés crónico en la sanidad pública

     Aunque estos resultados deben ser confirmados todavía, ya que se han basado en una evaluación muy básica del estrés en el trabajo para un empleo determinado, la investigación suscita la necesidad de tener en cuenta el estrés psicológico crónico en el marco de la sanidad pública.

     Los investigadores han apuntado que los estudios epidemiológicos basados en medidas fiables y repetidas del estrés a lo largo del tiempo y que tengan en cuenta todas las causas del estrés, son  necesarios para consolidar estos resultados.

¿Te ha GUSTADO este post? Si tu respuesta es afirmativa, te agradecería que lo COMPARTIERAS, porque el conocimiento que no se comparte pierde su valorJustamente debajo tienes los botones de las redes sociales. ¡GRACIAS!


jueves, 12 de enero de 2017

HALLAN EL VÍNCULO ENTRE ESTRÉS E INFARTO



     Que los problemas incrementan las muertes por infarto es una evidencia que la medicina conoce sobradamente. A este respecto, por ejemplo, un estudio científico desarrollado por la Universidad de Cambridge en el año 2008 ya demostró que las crisis bancarias aumentan significativamente las muertes por problemas cardíacos, dado que la angustia de ver en peligro nuestros ahorros llegan a motivan un ascenso del número de muertes por infarto, al menos en los países ricos, de más de un 6%.

     Sin embargo, ha sido ahora cuando parecen haberse desvelado los vínculos entre la tensión propia de los problemas y las patologías cardíacas. El estudio, publicado en el último número de la revista médica británica The Lancet y realizado por investigadores de  la Universidad de Harvard, señala que la amígdala (una parte del cerebro que interviene en el manejo de nuestras emociones) resulta fundamental en dicho proceso, dado que envía señales a la médula ósea para producir más glóbulos blancos y éstos, a su vez, intervienen en las arterias provocando que las mismas se inflamen, lo cual causa los ataques al corazón.

Dos investigaciones diferenciadas

     Para llegar a tal conclusión, los investigadores han llevado a cabo dos estudios. El primero está centrado en el análisis del cerebro, la médula ósea, el bazo y las arterias de 293 pacientes, a los que se les ha hecho un seguimiento durante casi cuatro años para conocer si desarrollaban enfermedades cardiovasculares. Durante ese periodo, 22 pacientes enfermaron, precisamente los que más actividad en la amígdala presentaron.



El segundo estudio, que ha evaluado a 13 pacientes, está referido al vínculo entre el estrés y la inflamación en el cuerpo. En este caso, los expertos han apreciado que los que sufrían más estrés presentaban también más actividad en la amígdala y había más evidencia de inflamación en la sangre y las arterias. "Nuestros resultados aportan una revelación única de cómo el estrés puede llevar a enfermedades cardiovasculares", ha señalado el autor del análisis.


jueves, 8 de diciembre de 2016

ESTRÉS: ¿HÉROE O VILLANO?


     El estrés agudo –de corta duración, no crónico– prepara el cerebro para mejorar el rendimiento, de forma que son los acontecimientos estresantes intermitentes los que, probablemente, hacen que el cerebro esté más despierto, y se funcione mejor, dado que se permanece en alerta.

     Lo dice un ESTUDIO CIENTÍFICO publicado en la revista científica ELIFE en el año 2013, que señala en tal sentido que el estrés puede ser algo que nos haga mejores, pero es una cuestión de cantidad, de duración y de la forma de interpretarlo o percibirlo.

     Y es que, aunque la connotación que habitualmente le damos al estrés es negativa, lo cierto es que se trata de un fenómeno inevitable, e incluso necesario en la vida del ser humano. Básicamente, consiste en un conjunto de reacciones arcaicas que preparan al organismo para la lucha o la huida, es decir, para la actividad física. Era la respuesta adecuada cuando el hombre tenía que hacer frente, por ejemplo, al ataque de una fiera, una respuesta que aún hoy conserva –está determinada genéticamente– al valorar una situación como peligrosa e intentar adaptarse a ella.

     Es esta programación genética la causante de que en la actualidad, a pesar de no tener que enfrentarse al peligro de las fieras, el estrés haya llegado a convertirse en una amenaza para la salud debido a otras exposiciones más modernas, como el entorno laboral, cuyas circunstancias la persona evalúa a veces como amenazantes para su estabilidad.




     Se trata, por tanto, de un mecanismo natural orientado a la adaptación del ser humano a situaciones puntuales de la vida diaria que precisan de una especial activación. Siempre que su puesta en marcha tenga lugar en dichas circunstancias, podemos hablar de una situación de “normalidad”.

     Pero, entonces, ¿por qué damos esa connotación negativa al estrés? El problema es su intensidad, su frecuencia y su duración. Así, cuando ese mecanismo natural se mantiene activado durante un período de tiempo excesivamente prolongado, o se intensifica de un modo desproporcionado al acontecimiento que lo origina, nos encontraremos ante el problema del estrés, un escenario que, en el peor de los casos, podríamos llegar a calificar incluso como una situación de “patología”.


ESTRÉS POSITIVO Y ESTRÉS NEGATIVO

     En este marco general y tras años de estudios, la ciencia distingue hoy entre el estrés positivo o “EUSTRÉS”, que nos mantiene activos y nos beneficia, y el estrés negativo o “DISTRÉS”, que es perjudicial para nuestra salud.

     Y es que es evidente que la tensión en nuestra vida, en una dosis equilibrada, produce un efecto estimulante y resulta, por tanto, conveniente. La cuestión está en mantener unos niveles que nos permitan disfrutar de una vida plena, proporcionada a nuestras capacidades y, al propio tiempo, que no perjudiquen nuestra salud. 

     Así, entre los efectos positivos que puede proporcionarnos un nivel de estrés adecuado encontramos:
ü  Percibir mejor una situación amenazante.
ü  Interpretar con mayor rapidez lo que se nos demanda.
ü  Decidir cuál es el comportamiento más adecuado.
ü  Llevar a cabo ese comportamiento del modo más inmediato y eficaz posible.

     En muchas ocasiones la diferencia la marca, simplemente, nuestra propia percepción del estrés. Es lo que parece sugerir otra INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA, en este caso realizada durante ocho años en EE. UU. entre 30.000 adultos, la cual desveló que el riesgo de muerte se incrementaba en un 43 % entre quienes decían haber experimentado “mucho estrés” y creían que dicho estrés era perjudicial para la salud. Por el contrario, según dicho estudio, la probabilidad de morir se minimizaba considerablemente para aquéllos que no lo consideraban algo nocivo, sino útil.

     Así que, ya sabemos: es posible y deseable utilizar el estrés a nuestro favor adoptando una actitud positiva y considerando que no se trata más que de una reacción natural de nuestro organismo que tiene por finalidad el proporcionarnos ese plus de activación necesario para solventar con eficacia la situación. Como colofón a todo ello baste una célebre frase del político  británico Winston Churchill: “El optimista ve una oportunidad en cada calamidad; el pesimista, una calamidad en cada oportunidad”.

¿Te ha GUSTADO este post? Si tu respuesta es afirmativa, te agradecería que lo COMPARTIERAS, porque el conocimiento que no se comparte pierde su valorJustamente debajo tienes los botones de las redes sociales. ¡GRACIAS!

lunes, 26 de septiembre de 2016

LIBRO MÁS ALLÁ DEL ESTRÉS: gracias a todos por cinco años de exitosa andadura

   Son ya casi cinco los años que va a cumplir este blog, un blog que bauticé con el nombre de mi primer libro: Más allá del estrés. No fue casual tal elección, desde luego. Su objetivo no era otro que el de dar a conocer mi ópera prima literaria, lo reconozco, una primera obra que nacía tan solo con la sana intención de difundir, de forma gratuita y mediante la autopublicación, mi investigación personal sobre el estrés en el ámbito policial.

 Sin embargo, desde el inicio y a lo largo de este lustro se han sucedido acontecimientos que... Perdón, soy Tomás García Castro, un miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado españolas y técnico superior en prevención de riesgos laborales, especializado en ergonomía y psicosociología aplicada.

     Ahora sí, sigo. Decía que son muchos los acontecimientos que se han producido desde aquel mes de noviembre de 2011 en el que mi primera obra vio la luz: la presentación de Más allá del estrés fue un auténtico éxito, gracias a mi familia, a mis amigos, a mis compañeros. Todo normal. Las ventas del libro en formato papel no fueron espectaculares, desde luego, pero es que no esperaba mucho más. Todo normal. Las descargas en la red, gratuitas —insisto, sí que su sucedieron con rapidez. Hasta aquí, todo normal, más o menos normal. Pero, llegó un momento en el que algo dejó de ser tan normal...



El segundo libro, el premio, la medalla...

  1. No había pasado un año desde la presentación de mi primer libro, cuando una editorial tradicional me hizo una propuesta para escribir un libro sobre el estrés. Uno de sus responsables había descargado Más allá del estrés y le había «encantado». En marzo de 2013, fruto de tal propuesta, salía a la luz Cómo superarte con el estrés positivo, mi segundo libro.
  2. No pasó mucho más tiempo —finales de 2014— antes de que al que suscribe se le concediera un reconocimiento tan sorprendente para mí como inesperado: el Premio Nacional de Prevención de Riesgos Laborales PREVER, en su categoría individual. Y mi primer libro —a esas alturas, las descargas en la red ya se contaban por miles— era el principal mérito valorado por el jurado.
  3. Tampoco paso mucho más tiempo antes de que un nuevo galardón recayera en este humilde aprendiz de escritor: en diciembre de 2015 era la Medalla de Oro al Mérito Profesional de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Y de nuevo Más allá del estrés era uno de los méritos valorados.
  4. Diversos organismos y entidades de diferente ámbito comenzaron a recomendar, a través de los medios sociales, la lectura de Más allá del estrés.